Cómo decorar el salón según el color del sofá

Hay ocasiones en la vida en las que nos enamoramos de algo y no conseguimos quitárnoslo de la cabeza hasta que conseguimos tenerlo. En muchas ocasiones, esta situación suele pasar con un sofá. Sí, con un sofá. ¿No os ha pasado que veis un sofá en una revista o en una página web y decís “tiene que ser mío”? Eso es amor a primera vista, y estamos tan decididos y decididas a tener ese sofá, que no paramos hasta que no lo tenemos recién instalado en nuestro salón.

Sin embargo, después de tener el sofá en casa no planteamos cómo decorar nuestro salón según el sofá que hemos comprado. Una disyuntiva, que para muchos no es nada fácil, y que según el tipo de sofá y el color de su tapicería, puede no ser una tarea sencilla. Por eso, hoy os daremos una serie de consejos para decorar el salón acorde al sofá.

Cómo decorar el salón con un sofá de color

Todo el mundo sabe que el color es algo necesario para las personas, y una forma de condicionar y cambiar el estado de ánimo de los mismos. Por eso, hay mucha gente, que indiferentemente de la época del año en la que se encuentre, le gusta rodearse de color en su hogar, y una buena forma de hacerlo es con un sofá de colores vivos o llamativos. Habrán muchos a los que les eche para atrás la idea de tener un sofá de un color llamativo reinando en su salón, pero te aseguro que si sigues ciertos consejos ese sofá que te parecía tan chillón puede quedar precioso y espectacular en tu sala de estar.

Los colores llamativos llenarán tu casa de vitalidad y optimismo, sin perder un ápice de elegancia.

Decorar el salón con sofá amarillo

El amarillo es un color que inspira felicidad y energía positiva, por lo que tener un sofá en este color siempre es una buena idea. En tu casa nunca habrá mal humor o penas. Sin embargo, mucha gente no puede imaginarse un color como el amarillo para el sofá de una casa. Pues os aseguramos que puede quedar realmente precioso

Desde el lima hasta el amarillo canario, el amarillo, con los complementos adecuados quedará estupendo en el sofá de tu salón. Puedes elegirlo de un montón de tejidos, los hay de loneta, terciopelo, piel… Añade a tu decoración elementos en colores metálicos y crearás un espacio sofisticado y lleno de elegancia. Pero si lo que a ti te va es el ambiente rústico, solo tienes que elegir que los detalles de tu salón sea en madera. De esta forma, conseguirás un salón de lo más acogedor.

También puedes optar por otro tipo de colores, sin miedo. Si combinamos el amarillo de sofá con colores verdes, conseguiremos incentivar mucho más la sensación de alegría. Mientras que si combinamos el amarillos con toques de azul daremos una imagen aristocrática al salón.

Para las paredes, te recomendamos el color blanco, para dar luz a la estancia y no sobrecargar el espacio con mucha mezcla de colores.

Decorar el salón con sofá rojo

El color rojo es uno de los colores más llamativos que podemos encontrar. Por lo que a muchos les parecerá arriesgar demasiado utilizar un sofá de color rojo para amueblar su salón. Pero te aseguramos, que si utilizas los objetos y colores complementarios adecuados la decoración de tu salón con un sofá rojo puede quedar maravillosa. Lo primero que debemos tener en cuenta es el tamaño del espacio, al ser un color tan rotundo, si lo metemos en un salón pequeño, la sensación de poco espacio aún será mayor. También necesitarás iluminar muy bien la habitación.

Debemos tener bien claro, que cuando elegimos un sofá rojo el protagonista indiscutible de la estancia será él. Por lo que el resto de objetos y complementos decorativos deberán ser un poco más neutros para no sobrecargar la decoración. Para ello, usa colores como el gris, el blanco o los crema para suaviza un poco su aspecto y que se vea limpio.

Si quieres decantarte por colores no tan básicos, te recomendamos el gris marengo o el azul marino. Se trata de colores intensos, pero no tan llamativos. Para las paredes, te recomendamos que elijas colores como el blanco o el gris suave.  

Decorar el salón con sofá blanco

El blanco siempre es una apuesta segura, un color que da mucho juego en la decoración de tu salón. Además combina con cualquier color, por lo que, utilices el color, que utilices para la decoración de tu salón con sofá blanco, siempre quedará bien. Piensa, que un sofá en blanco es como un lienzo, sobre él podrás comenzar a decorar con el estilo que prefieras.

Además, con los sofás en color blanco ganarás en luz y el espacio se verá mucho más despejado, al tratarse de un color mucho más ligero. Con un sofá en blanco, como base, podrás jugar con el resto de colores y adaptar la decoración de tu salón dependiendo de la temporada en la que te encuentres. Solo tendrás que elegir el resto de colores para los cojines, las mantas y las pantallas de las lámparas, por ejemplo.

Decorar el salón con sofá negro

El negro es el color de la elegancia. Por lo que si lo que pretendes es tener un salón sofisticado y elegante, un sofá en negro es la mejor opción. Además, de la misma forma que pasa con el color blanco, el negro nos dará mucho juego a la hora de combinarlo con otros colores y materiales, en la decoración de nuestro salón. Por un lado, permitirá que puedas pintar las paredes del color que prefieras, aunque nosotros te aconsejamos que lo hagas en colores suaves como el blanco, el gris o el magnolia.

Una vez que comencemos a añadir los objetos decorativos, podemos optar por cualquier color que nos propongamos, siempre que mantengamos cierta armonía y no los utilicemos todos sin orden ni control. Por ejemplo las combinaciones de negro con toques de tonos amarillos, es una bonita elección que darán un plus de vitalidad al espacio.

También podemos elegir un color como el fuxia para aligerar el espacio, ya que el negro es un color que tiene mucho peso visual en el ambiente. De esta forma, dando pequeños toques de fuxia o rosa y blanco, la decoración de nuestra sala de estar quedará estupenda.

Decorar el salón con sofá gris

El gris para el sofá es un color de lo más neutro y básico, perfecto para aquellos que no quieren arriesgar demasiado y que tienen cierto temor a utilizar colores demasiado llamativos. Además, es un color neutro que servirá para potenciar otros objetos decorativos del salón. Con el gris podemos combinar cualquier color que nos propongamos, desde el blanco, los colores tierra o el negro, pasando por colores mucho más llamativos como el amarillo, los verdes o los azules.

Además, teniendo un sofá en gris en nuestro salón, podemos optar por pintar las paredes de esta estancia de otros colores no tan básicos como el blanco.

También podemos jugar con el resto de elementos de nuestro salón, y añadir colorido con los cojines, los cuadros y las lámparas.

¿Y tú, que color prefieres para combinar el sofá de tu salón? Ahora es tu turno, es hora de ponerse a decorar el salón.

Back to Top