Ventajas y desventajas de un sofá-cama

Contar con un sofá cama en casa puede sacarnos de muchos apuros. Sobre todo cuando tenemos una casa pequeña y con pocas habitaciones. Con un sofá cama, no solo puedes hospedar a tus invitados en casa. Si no, que tienes una alternativa en la que dormir cuando, si vives en pareja, uno de los dos se pone enfermo y necesitáis dormir separados.

Por todo esto y mucho más, hemos preparado este listado con las ventajas de comprar un sofá cama para tu casa.

Fuente: elmueble.com

Ventajas y desventajas de un sofá-cama

Los sofás cama son una buena opción cuando se trata de ahorrar dinero. De esta forma, por el precio de uno, tenemos un mueble que son dos y cumplen dos funciones diferentes, las de un sofá y las de una cama. Por ello, si se trata de un sofá-cama con buenas calidades será la opción más económica.

Por otra parte, está el ahorro de espacio. Sobre todo cuando se trata de pisos o casas pequeñas. O cuando en casa contamos con una habitación multifuncional, que hace las veces de despacho y habitación de invitados. En tal caso, la mejor opción es un sofá cama, que estará recogido cuando no haya invitados que puedan usarlo. De esta forma, también servirá como espacio para lectura, escuchar música, videojuegos… Además, si lo prefieres, también es una opción a tener en cuenta para colocar en el salón.

La versatilidad de los sofás-cama es otro punto a favor. Dejando a un lado el tema de los invitados, imagina poder echarte una siesta en el sofá-cama del salón mientras ves una peli.

Son muy fáciles de mover y ligeros. lo cual es perfecto cuando tenemos que limpiar por debajo de él o cuando queremos cambiar la distribución del salón si hacer un gran esfuerzo o dañarnos la espalda.

Fuente: pinterest.es

Sin embargo, a pesar de todos estos aspectos positivos, los sofás-cama pueden llegar a tener algunas desventajas como:

Por regla general, este tipo de sofás-cama suelen tener un uso ocasional. Es decir, no utilizamos la opción cama con la misma regularidad que usamos una cama tradicional. Además, tampoco es aconsejable dormir en ellos todos los días. De la misma forma que, salvo ocasiones concretas, no se suele tener invitados en casa todos los días por lo que este tipo de muebles se utilizan menos.

Aunque muchos de los sofás cama se convierten en camas de matrimonio, lo aconsejable para poder tener una mayor comodidad, es dormir una sola persona.

Para muchas personas el tener que montarlo y desmontarlo suele ser una incomodidad. Abrirlo, prepararlo, colocar las sábanas y las mantas, y al contrario a la mañana siguiente… Por ello puede resultar un poco molesto tener que hacerlo todas las noches.

Tipos de sofás cama

Cuando hablamos de tipos de sofás-cama, en realidad hacemos referencia al tipo de mecanismo con el que el sofá-cama se monta y se desmonta para convertirlo en cama. La cuestión de la apertura es una de las partes más importantes, en la mayoría de los casos, de ella dependerá la calidad del sofá y, en cierto modo, su durabilidad y su funcionalidad. Si no elegimos bien el tipo de apertura, el sofá-cama puede convertirse en un desastre.

Además, de la propia apertura también dependerá la facilidad para abrirlo y cerrarlo.

Fuente: vivadecora.com

Sofá-cama con apertura estilo delfín.

Este tipo de sofá cama tienen un movimiento muy particular, similar al de los delfines cuando salen del agua, pero sencillo y rápido. Este tipo de sofás-cama tienen un tamaño de matrimonio y cuenta con un arcón para usar como almacenaje de almohadas y mantas para los invitados. Cuenta con una parte extraible, lo cual permite ahorrar espacio cuando está desmontado. Es un sofá-cama muy seguro, ya que su apertura se eleva al igual que los cojines, de la misma forma que esto también permite poder replegarlo de forma rápida.

Las aperturas de estos sofás son muy parecidas a los chaise longue y sofás rinconeras, y son muy comunes en los países escandinavos.

Sofá-cama con apertura «respaldo hacia el frente y abajo»

Para comenzar a montar este tipo de sofás, primero tenemos que desplegar los asientos hacia delante y hacia los lados. Para ello, cuenta con unas gavetas, que también pueden servir de almacenaje. La zona del respaldo también se pliega en horizontal para terminar de montar la cama.

Este tipo de sofás cuentan con mucho espacio, ya que este tipo de aperturas las encontramos en los sofás de rinconeras o chaise logue.

Sofá-cama con apertura simple, tipo libro o futón

Este es uno de los sistemas de apertura más comunes y populares gracias a su simplicidad y comodidad. Su apertura consiste en un balanceo de 90 grados para, después sacar la otra parte y desplegarlo para convertirlo en cama. En muchos casos, el mecanismo permite cambia el sofá de posición e inclinación.

Fuene: ikea.com

El futón es otro tipo de sofá-cama de los más buscados por su versatilidad y rapidez en el montaje. Cuenta con unos pliegues y material de madera para poder usarlo como sofá y cama en el que pueden dormir dos personas perfectamente. Este tipo de apertura se hace hacia atrás, moviéndose 90 grados.

El sofá-cama estilo libro cuenta con mucho espacio, pudiendo albergar en algunos casos hasta 3 personas. Su proceso de montaje es muy rápido, muy parecido al de los libros al abrirlos. De ahí su nombre.

Sofá-cama con apertura de acordeón

Suelen ser los más baratos y funcionales. La mayoría de ellos vienen con reposabrazos, que se quedan fijos, al igual que el respaldo, que hace las veces de cabezal, cuando la cama está abierta.

Cuentan con un estilo minimalista y son los más económicos de todos.

Fuente: wayfair.com

Sofá-cama con apertura italiana

Reciben este nombre porque la mayoría de los mecanismos proceden de Italia. Este tipo de sofás-cama cuentan con un sistema de pliegues doble en los asientos. De esta forma, apenas tenemos que moverlo para convertirlo en cama. Se extrae de dentro hacia afuera, expandiendo sus bases de metal y las patas.

Otra de sus características es que podemos guardar la cama hecha con sus sábanas y mantas y tenemos que volver a usarla. Esto lo hace el sofá perfecto para esas personas que utilizan el sofá cama como su lugar de descanso habitual, al vivir en una casa pequeña.

Fuente: @lilianav_century21

Sofá-cama con apertura de 3 pliegues

Su mecanismo es muy similar al estilo italiano, aunque se diferencia en que para poder abrirlo necesitamos quitar los asientos para poder abrirlo y desplegarlo hacia fuera en tres partes iguales. La parte de los asientos se arrastra para dejar hueco a la tercera parte.

Además, una vez con forma de sofá, los respaldos pueden inclinarse. Otro plus de este sofá-cama es el hecho de poder guardarlo con la cama hecha, sin tener que quitar las sábanas.

Por último, dentro de los tipos de sofá también podemos diversificar por tamaños, de una o dos plazas. Incluso, podemos encontrarlos de matrimonio con medidas especiales. Por otra parte, como en el caso de cualquier sofá o cama, podemos encontrar diferencias y tipología en cuanto a los materiales de fabricación, tanto de los tapizados, como de los rellenos de los cojines y colcho, y del armazón.

Cómo elegir un sofá cama

Antes de comprar un sofá-cama, párate y analiza cuáles son tus necesidades. De esta forma podrás definir cuáles son los aspectos básicos que debe cumplir tu sofá-cama. Para ello, plantéate la frecuencia de uso, el espacio que tienes para colocarlo, cuantas personas van a dormir en él y tu presupuesto.

Fuente: @sofawood_toko

Frecuencia de uso del sofá-cama. En función del uso que le demos, conviene elegir entre un tipo u otro. Si se trata de un uso ocasiona, con un colchón fino y un somier nos bastará. Sin embargo, si pretenden usarlo de forma continuada, lo mejor es prestar atención a las calidad y comodidad del colchón y la consistencia de la estructura. En base a la frecuencia estará relacionado el sistema de apertura, si lo usaremos a diario debemos escoger aquella que no se convierta en un incordio a la hora de montarlo. Por ello, si vas a usar tu sofá-cama todos los días, la mejor alternativa son los sofá-cama con sistema italiano, que permite desmontarlos cada mañana con la cama hecha y lista para la noche.

Ubicación del sofá-cama. Como ya hemos dicho, los sofá-cama son muy útiles en casas pequeñas o en segundas residencias. Ten en cuenta, que suelen ser muebles que pesan lo suyo, por ello es importante trasladarlos de un lugar a otro lo menos posible. En caso de necesitar cambiarlo de sitio, te recomendamos buscarlo con sistema de ruedas.

Cuántas personas usarán el sofá-cama. Esto definirá el tamaño del sofá-cama. Si sois dos en casa o más personas las que se sienten en él, hará que necesites un sofá más o menos grande y espacioso. En consecuencia a esto, también establecerás el tamaño de la cama una vez desplegada.

Ten en cuenta el sistema de apertura del sofá y la calidad del mismo. De esto dependerá la durabilidad de este.

Fuente: elmueble.com

Cómo ves, comprar un sofá-cama no es tan complicado como parece. Tras esto, puedes echar un vistazo a nuestro catálogo de sofás-cama. Si lo necesitas, también puedes pedir asesoramiento a nuestro equipo de expertos, que resolverán todas tus dudas.

Back to Top