¿Cómo limpiar un sofá de tela?

En muchas ocasiones contamos en nuestro salón con un sofá de tela precioso que en su día, cuando lo compramos, nos enamoró. Lucía radiante en nuestra sala de estar y presumíamos de él, y de su calidad, ante nuestras visitas. Sin embargo, el paso de los años, los usos y en muchos casos y casas, la llevada de los niños, han hecho mella en esa preciosa tapicería, qué tan encandilados nos tenía. Ahora, se aprecian manchas pardas y de muchos más colores en los asientos y respaldos.

Ante tal situación ¿qué debemos hacer? No es preciso que lo cambies si tu sofá está en buen estado y únicamente está sucio. A continuación vamos a darte una serie de trucos con los que limpiar la tapicería de tela de tu sofá.

Existen muchas y muy variadas formas de limpiar un sofá de tela, y todas ellas dependen de cuestiones como:

  • De si la suciedad es homogénea y sin manchas que destaquen.
  • La naturaleza de las manchas. Cada una de ellas, según su origen, requiere un tipo de tratamiento para eliminarlas.
  • El tejido del tapizado. Sobretodo si requiere limpieza en seco o si es lavable.
  • Si tenemos la ventaja de que nuestro sofá sea desenfundable. Algo que nos hará la tarea mucho más fácil, sin duda.

Limpieza de un sofá de tela con manchas homogéneas

Cuando hablamos de manchas homogéneas en la tapicería de tela de nuestro sofá, nos referimos a esas manchas que se producen con el paso del tiempo, durante el cual las tapicerías de tela absorben la suciedad del ambiente como el polvo y los ácaros. Este es uno de los aspectos por los que vemos que nuestro sofá de tela ya no luce lustroso como antes, que está deslucido. Pero que aun así, no tiene manchas concretas.

Para limpiar la tapicería de tela de nuestro sofá en estos casos, debemos desincrustar el polvo del tejido. Para esto, lo aconsejable es usar una aspiradora con sus accesorios especiales para tapizados y tejidos. En el momento de la limpieza, es conveniente llevar un orden, de arriba abajo y de un extremo a otro, insistiendo en aquellas zonas donde se presenten pliegues, en las que se concentrará la suciedad y sobretodo las pelusas. Para terminar, pasa la aspiradora por la parte de debajo.

El siguiente paso para limpiar la tapicería tu sofá de tela, es higienizar en mojado. Antes de llevar a cabo este paso, debes mirar la ficha del fabricante y conocer si la tela de la tapicería de tu sofá puede mojarse.

Para limpiar en húmedo la tela de tu tapizado, contamos con varias formas:

  • La limpieza a vapor, con una vaporeta. Deberás trabajar por partes, siguiendo el orden que antes hemos descrito para conseguir una desinfección eficaz.
  • Limpieza con amoniacos especiales para tapicerías. Este es el siguiente paso, tras la eliminación del polvo con la aspiradora. El orden es importante, si no queremos embarrar la tapicería con el polvo incrustado, y que el trabajo se nos complique. Mezcla en un recipiente agua templada y un chorrito de amoniaco perfumado apto para tapicerías. El amoniaco es el perfecto desinfectante. Utiliza un cepillo húmedo de cerdas suaves o esponja humedecida, y frota por zonas. Después deberás aclarar con el mismo instrumento, pero esta vez únicamente humedecido en agua. Una vez acabes con el proceso de limpieza, deja que la tapicería se seque de forma natural.
  • Usar espuma seca especial para limpiar las tapicerías de tela. Los resultados de esta opción son muy buenos. Una vez lo pulverizas por la superficie y esperas el tiempo aconsejado por el fabricante, en el que el producto ejercerá su efecto limpiador desincrustando la suciedad. Después, deberás usar una esponja húmeda para frotar en círculos para aclarar la suciedad. Al acabar, deja secar la tela y cepíllala para eliminar los restos de la espuma seca.

Limpieza de la tapicería de tela de un sofá desenfundable

En estos casos, hay muchos tipos de sofás desenfundables. Como los que se pueden desenfundar al completo o solo algunas partes, como los asientos y el respaldo. Limpiar este tipo de tapicerías es mucho más fácil y menos laborioso.

Como en el caso anterior, antes de sacar las fundas de las estructuras debemos eliminar el polvo y los ácaros con la aspiradora. Incluyendo las patas, que pueden tener pelusas, y la parte inferior del sofá donde colocamos los cojines. Después de este paso, puedes sacarles las fundas o tapicería a las piezas de tela del sofá y meterlos a la lavadora.

Sin embargo, si estas piezas tienen manchas concretas, deberás tratarlas antes de meterlas en la lavadora. Cuando las laves en la lavadora, hazlo siempre en agua fría y con un detergente suave y poco agresivo, que no estropee los colores de la tela. Nunca mezcles estas piezas de tapicería de tu sofá con otras prendas durante el lavado y tampoco utilices suavizantes. Utiliza el tipo de centrifugado en función del tejido para no estropearlo.

Al salir de la lavadora, sécalas en un lugar con sombra, para que el sol no deteriore el color de la tela, y déjalas extendidas para conservar la forma original de las fundas.

Para limpiar las partes del sofá que no son extraíbles, lo adecuado es hacerlo por medio de los procedimientos que antes hemos descrito. Un aspecto esencialmente importante, que debemos tener en cuenta es no usar productos blanqueadores, a no ser que nuestro sofá sea blanco.

Limpieza de la tapicería de tela de un sofá con manchas concretas

Evidentemente, el primer paso, como en los casos anteriores, es el aspirado de toda la tapicería de tela en general y por zonas. El siguiente paso es tratar las manchas de forma individual según su procedencia.

En los casos de las manchas producidas por el roce, la mejor forma de eliminarlas es con un cepillo humedecido en agua y jabón, frotando suavemente. Si lo prefieres, puedes usar la espuma seca de la que antes te hemos hablado. Sin embargo, cuando hablamos de manchas de comida o sustancias varias, lo mejor es seguir determinados procedimientos según el origen de la mancha.

Manchas de tinta en la tapicería de tela

En estos casos, mojar un trapo en leche templada (una punta es más que suficiente), e ir aplicando a toques la leche sobre la mancha para que vaya penetrando en el tejido. Este procedimiento deberás ir repitiéndolo varias veces hasta que llegues a ablandar la mancha. Para aclarar, basta con agua templada para retirar los restos de leche.

Manchas de aceite o grasa en la tapicería de tela

El mejor recurso para estos casos es usar sprays en seco anti-grasa. Debemos pulverizarlo en la zona de la tela del tapizado, donde se encuentre la mancha y esperar a que se seque. Tras el secado, cepillar o utilizar la aspiradora para eliminar los restos de suciedad.

Manchas de vino en la tapicería de tela

Las manchas de vino son de las más complicadas, sobretodo si hablamos de tinto. En el momento que se produce la mancha, intenta eliminarla con papel absorbente. Tras el incidente, usa un cepillo de uñas, humedecido en agua jabonosa y frota en la zona donde quede la mancha. Tras haber frotado, aclara con agua y déjala secar.

Manchas de sangre en la tapicería de tela

La solución a estas manchas es usar agua oxigenada sobre ellas. Después, con la punta de un trapo, retirar la suciedad con toques de forma precisa, intentando no extenderla.

Manchas de pintura en la tapicería de tela

Si la mancha está seca, debemos intentar raspar los restos. Esta tarea debemos hacerla con sumo cuidado para no deteriorar el tapizado ni romper la tela. Para aquellos restos de pintura que estén más incrustados podemos utilizar, cuidadosamente, quitaesmalte o alcohol sobre un cepillo pequeño, y trabajar con mucha precisión.

Tras todos estos consejos que te hemos dado para limpiar la tela de la tapicería de tu sofá, estamos seguros que volverás a mirar al rey de tu sala de estar con el mismo orgullo que lo hacías antes. Pon en práctica todos estos trucos para limpiar tu sofá y déjalo como recién salido de la tienda.   

Back to Top