¿Qué es un puff y cómo elegir el mejor?

¿Estas amueblando tu salón y necesitas un mueble auxiliar en el que poder sentarte cuando el sofá esté al completo? Como siempre, tienes la opción de añadir a la composición de tu sala de estar un sillón. Sin embargo, antes de caer en las típicas y clásicas soluciones para amueblar tu casa, déjanos que te hagamos una propuesta más moderna y actual, que quedará ideal sea cual sea el estilo decorativo de tu salón. Un puff.

Si no sabes lo que es, toma nota. En este artículo que mostramos todo lo que necesitas saber sobre estos maravillosos asientos, que sirven para todo.

¿Qué es un puff?

Los puff, como te decíamos, es un tipo de sillón blando que propiamente, no tiene respaldo. El modelo más común de puff está compuesto por un relleno maleable de material blando, normalmente trozos de poliestireno, cubierto o forrado por una tela rígida como el algodón, el cuero o plástico. Gracias a esta composición es maleable y adaptable a quien se sienta en él. Estéticamente, se parece a una gran almohadón, ya que carece de reposabrazos y patas, lo cual hace que su base quede a ras de suelo. Aunque existen otras variedades, tipos y modelos de puff, con una forma diferente a la descrita, que veremos más adelante.

Fuente: freepick.com

Lo bueno de tener un puff como parte de la decoración de nuestro salón o de cualquier otra estancia de nuestras casas, es su versatilidad. Pudiendo darle todo tipo de usos, desde sentarte a leer o ver la tele, tumbarte a dormir, apoyar los pies cuando estás sentado en el sofá, y llevarlo a todas partes gracias a su ligereza. Además, cuando no lo utilices puedes guardarlo o recogerse en cualquier rincón. A no tener grandes dimensiones, se convierte en el mueble perfecto para casas con poco espacio.

¿Qué tipos de puffs existe?

Como te decíamos, podemos encontrar diferentes tipos y modelos de puffs, que podemos elegir en función del estilo de nuestra decoración y la funcionalidad que queramos darle y persigamos. Sin embargo, todos tienen una característica en común, la comodidad.

  • Los puff, propiamente dichos, son los aquellos que tienen forma triangular o de pera y se les conoce como «puff sillón». Este modelo es uno de los más utilizados en todo tipo de lugares. Más allá de la decoración de hogares, este modelo de puff se usa para oficinas, cafeterías, hoteles, bibliotecas.. Son muy resistentes y fáciles de limpiar.
Fuente: freepick.com

Al sentarte en este tipo de puffs, el relleno abraza tu espalda y rodea la zona de las lumbares para una mayor comodidad. Además, el relleno de los lados se convierten en unos comodísimos reposabrazos.

  • Puff redondo: su nombre le viene dado por su forma redonda. Lo bueno de este tipo es su versatilidad. En él podrás tanto sentarte, como apoyar los pies o como soporte auxiliar para una bandeja de café, una revista, el portatil o el móvil… Los puedes encontrar en un montón de materiales piel, yute, algodón crochet, mimbre, ratán… incluso los puedes confeccionar tú mismo.
Fuente: elmueble.com

Este tipo de puff está fabricado en tantísimos materiales y diseñado en tantos estilos, que es muy difícil no encontrar uno para cada estilo decorativo.

  • Puff taburete: este modelo es perfecto para colocarlo junto a una mesa auxiliar, en un dormitorio juvenil o en el vestido a modo descalzadora. Si lo buscas para el salón, puedes encontrarlos con funciones extra como bolsillos y compartimentos para almacenar los mandos a distancia o las mantas por ejemplo.
Fuente: rderoom.es

Además, los podemos encontrar con un montón de formas, tamaños y medidas para poder adaptarlos al espacio que tengamos disponible en la estancia que queramos decorar.

  • Puff convertible en cama: sin duda estos te sacarán de más de un apuro cuando tengas invitados en casa. Son muy fáciles tanto de montar como de recoger.
Fuente: kavehome.com

Por suerte, podemos encontrarlos en un montón de tamaños y plazas. Sin duda, esta es una propuesta irrechazable gracias a su doble funcionalidad.

  • Puff butaca: si buscas el máximo en comodidad para un puff, sin duda esta es la mejor propuesta. Como puedes ver tiene la forma propia de una butaca, siendo una gran propuesta para relajarse e incluso echar una cabezadita. Además, lo puedes encontrar en un montón de estilos decorativos y de varias plazas.

A diferencia de los puff tradicionales, estos ya cuentan con una forma predefinida. Por ello, son los más elegidos cuando se trata de amueblar un salón clásico con un toque de modernidad.

Puff diván: este tipo de puff imita la forma de un sofá. Se trata de una propuesta rompedora que queda estupenda en cualquier espacio. Imagina este modelo de puff junto a la ventana de tu dormitorio… ¿Verdad que quedará espectacular?

Fuente: nobodinoz.com

También es genial para ponerla en la habitación de los más pequeños, creado un rincón de lectura precioso donde tus hijos se diviertan.

Puffs con formas: también podemos encontrar otros tipos de puff más modernos e informales con todo tipo de formas, como puff con forma de corazón, puff con forma de balón… Son una idea genial para un cuarto de juegos, para un estudio o para un piso de estudiantes.

Fuente: pouted.com

Algunos son tan grandes (sobretodo los que tienen forma de balón), que casi pueden convertirse en una cama redonda en la que dormir plácidamente si nos tumbamos en ellos.

Puffs para exterior: si contamos con un puff en nuestro salón, dentro de casa ¿Por qué no relajarnos disfrutando de los rayos de sol en un puff en nuestra terraza o jardín? La mayoría de estos puffs están confeccionados con materiales y fibras naturales o telas especiales para exterior.

Fuente: elmueble.com

Cuentan con tratamientos antihumedad y resistentes a los rayos del sol para que no se estropeen a causa de las inclemencias meteorológicas.

¿Cómo elegir el mejor puff?

Como en todo, cuando tenemos que hacer una elección, debemos tener en cuenta una serie de aspectos que definirán aquello que escojamos. Y por ello, en la elección de nuestro puff también. Más allá de los gustos personales hay aspectos a tener en cuenta.

¿Quién usará el puff?

Si sabemos con total seguridad quién usará el puff debemos tenerlo en cuenta a la hora de comprarlo. Si es para un adulto o para un niño… Esto definirá el tamaño del puff que compremos.

¿Dónde se colocará el puff?

La ubicación de este también decidirán el tipo de puff, modelo y tamaño. Además, el espacio disponible para ubicarlo también definirán el tamaño máximo que debe tener el puff.

A pesar de ser un mueble que se puede llevar a todas partes, lo adecuado es tenerlo en un sitio principal en el que recogerlos cuando no lo estemos usando para mantener la estancia ordenada.

¿Qué uso se le dará al puff?

La gran versatilidad de los puff hace que tengas que plantearte esta pregunta para establecer el mejor tipo de puff para tu casa. Podemos usarlos como asientos que separen ambientes. Por ello se convertirán en un elemento decorativo funcional y visual. Al mismo tiempo, algunos puffs pueden tener funciones auxiliares a modo de mesa, para ello necesitaremos modelos que sean rígidos y con armazón para que cuenten con estabilidad.

Fuente: elmueble.com

Te recomendamos invertir en un puff que tenga varias funcionalidad, como por ejemplo los que son tipo baúl, que servirá para guardar las mantas o los juguetes de los niños.

Fuente: marabraz.com

Si únicamente pretendes tener asientos extra, pero no te gusta el típico modelo de puff, puedes encontrar diseños más clásicos que darán un toque especial a tu salón. De esta forma, si eliges los de tipo taburete, tendrán poco peso visual gracias a su tamaño y mantendrás un ambiente despejado y nada recargado.

También tienes la opción de usarlos a modo de reposapiés. Para ello hay un modelo con forma de cubo en un montón de tapizados que combinarán perfectamente con tu decoración.

Fuente: iconscorner.com

Como puedes ver, la elección de un puff, al igual que el resto de decoración, es algo personal de lo que dependen de muchos factores en cuanto a funcionalidad y diseño. Si te interesa comprar un puff para casa, echa un vistazo a nuestro catálogo de puffs.

Back to Top