¿Cómo combinar un sofá gris? Colores en pared y cojines

Últimamente, el color gris se ha convertido en el rey de los tapizados cuando se trata de decoración en las casas. Por ello, es muy recurrente apreciar sillas tapizadas en color gris y sofás de todos los tamaños y en todas las intensidades y tonalidades de gris. Uno de los motivos principales por los que el gris es uno de los colores más elegidos para un sofá es por su atemporalidad, es un color que no pasa de moda, y por su versatilidad a la hora de combinar y coordinar estilos decorativos. De la misma forma que es un color muy agradecido por el que el paso del tiempo apenas hace estragos y la posible suciedad que pueda acumular con el uso y el tiempo no se aprecia en exceso.

Fuente: pixabay.com

Sin embargo, el gris puede llegar a ser un color neutro muy plano y un tanto básico, lo cual puede ser una ventaja o convertirse en un inconveniente, si la decoración no es lo tuyo. Por ello, en este artículo queremos ayudarte a combinar un sofá gris. Te proponemos un montón de ideas para saber combinar un sofá gris con cojines de colores y, por supuesto, combinar un sofá gris con los colores de las paredes.

Consejos para combinar un sofá gris

El sofá gris es un verdadero básico en lo que se refiere a decoración, podría decirse que es una especia de fondo de armario, lo mismo que un vestido negro en el vestidor de una mujer o una camisa blanca. En resumen, el sofá gris es un mueble clásico y básico que nunca falla, sea cual sea el estilo decorativo.

A la hora de combinarlo debes tener en cuenta que el sofá es una de las piezas de mobiliario que más peso tiene en el salón. Además es el eje central de la estancia y uno de los elementos que más uso tiene. Por ello, además del color de su tapizado, también debes tener en cuenta su comodidad y practicidad. Si lo necesitas, puedes echar un vistazo a nuestro catálogo de sofás.

¿Qué color de cojines combinan con un sofá gris?

El gris para las tapicerías de los sofás nos brinda un sinfín de posibilidades a la hora de combinar los textiles que coloquemos en él, como es el caso de los cojines. Por ejemplo, el color amarillo en cualquiera de sus variantes, Ya sean cojines amarillo mostaza o amarillo lima sobre un sofá gris, es una combinación con la que te asegurarás un acierto del 100%. Además, el amarillo es un color que te ayudará a ganar luz si tu salón es un tanto oscuro.

Fuente: pixabay.com

Si prefieres una decoración más neutra y relajada, de estilo nórdica, podrás jugar con cojines de colores blancos y beige sobre tu sofá en gris claro para crear un contraste sutil y armónico al mismo tiempo que funciona muy bien. Sin lugar a dudas, esta es una de las combinaciones más empleadas, ya que es sencilla de conseguir y eficaz.

Si te decantas por un estilo más romántico y femenino, opta por combinar el sofá gris y cojines en tonos coral suave. Esta combinación quedará ideal apoyada por detalles decorativos naturales como las plantas en tonos verdes.

Por suerte, el gris es un color muy versátil que te permite hacer todo tipo de combinaciones. Por ello, puedes jugar con las mezclas de colores y estampados para dar un toque más dinámico a tu sofá. Desde cojines de colores azules, verdes o terrosos en conjunto con estampados florales, geométricos, tartán, toile de jouy, rayas, de animales o estampado navajo entre muchos otros, siempre que guarden el punto de unión de la tonalidad para mantener la armonía necesaria. La mezcla de cojines lisos y estampados en tu sofá gris, te ayudará a romper con la planicie que genera el uso de los colores lisos.

Fuente: Pinterest

De la misma forma que encontramos infinidad de colores y estampados para combinar los cojines, pasa lo mismo con los tejidos, que nos permitirán jugar con las texturas en función de la época del año. En cuanto a telas para cojines podemos encontrar desde lonetas, linos, algodones, lanas, terciopelo, pana cortada, pelo. Además, si te gusta el estilo vintage podrás añadir tejidos como el ganchillo, el crochet, el trapillo…

Por otra parte, no sólo es importante el color de los cojines, su textura y estampado, también es esencial saber combinar el tamaño y la cantidad de estos en el sofá para tener éxito. Puedes leer este artículo para saber cómo colocar los cojines del sofá.

¿Qué color de paredes combinan con un sofá gris?

Al tratarse de un color neutro, el sofá de color gris combinará perfectamente con cualquier color de paredes que te propongas. Por ejemplo: paredes blancas, un color básico también que te permitirá jugar con el resto de colores y texturas que aportes con al conjunto de la decoración. De esta forma, las paredes y el sofá conformarán un lienzo en blanco (valga la redundancia) en el que potenciar toda tu creatividad a la hora de decorar la sala de estar. Unas paredes blancas combinando un sofá gris te ayudarán a compensar excesos y elementos que puedan destacar mucho, como por ejemplo un suelo de madera muy oscura o unas molduras de techo o paredes muy marcadas.

Además, puedes jugar con las distintas tonalidades de blanco ¿Quién ha dicho que tengas que pintar las paredes de blanco puro? Eso sí, ten en cuenta que cuanto más oscuro sea el gris de tu sofá, más claro deberá ser siempre el color de la pared, en este caso hablamos del blanco. De esta forma habrá más contraste y el sofá destacará más.

Fuente: pixabay.com

Unas paredes en tonos tierra combinando un sofá gris. Los tonos tierra suaves son otro de los colores de pintura para paredes que se han puesto muy de moda en los últimos años. Una de sus ventajas es que son colores más sufridos que el propio blanco, junto con el hecho de que el paso de los años se aprecia menos. Además, son colores un tanto básicos, también, que combinarás perfectamente con un sofá en tono gris claro, permitiéndote jugar con otras combinaciones de colores en el resto de los elementos decorativos sin saturar el ambiente. Otra de las ventajas de los colores tierra en las paredes es que aportan una estupenda calidez a la estancia, que no se consigue con otras tonalidades.

Paredes en tonos beige combinando un sofá gris. Se podría decir que el beige es una variante de los dos tonos anteriores, aunque el subtono amarillento que tiende a tener este color bien lo hace merecedor de una mención a parte. Al igual que los dos anteriores, el beige es un color de paredes neutro que aporta calidez a las estancias y nos facilita mucho la labor de combinar el sofá y el restos de muebles del salón. Al tratarse de un color claro, el beige te permite jugar con las intensidades del gris de la tapicería de tu sofá.

Fuente: jotun.com

Paredes en tonos grises combinando un sofá gris. ¿Por qué no? No obstante, para que esta combinación monocromo tenga éxito, tendrás que evitar usar el mismo tono para el sofá y las paredes. De lo contrario, el sofá acabaría mimetizándose y creando un espacio monótono. Para ello, al igual que decíamos con los azules, juega con los contrastes. Después, aprovecha el resto de muebles y accesorios decorativos para romper con ese monopolio de color gris y dotar a tu sala de estar de personalidad y estilo.

Paredes en tonos azules combinando un sofá gris. Los azules en cualquiera de sus tonalidades e intensidades combinarán perfectamente con un sofá gris. Eso sí, en este caso deberás jugar a los contrastes. Es decir, si pintas las paredes en un azul medio u oscuro, combínalas con un sofá gris claro, mientas que si prefieres los azules claros para las paredes, coloca un sofá gris oscuro que rompa con la suavidad de las paredes. Además, el azul nos permitirá jugar con los estilos. De esta forma, los azules oscuros crearán espacios más “adultos” y los azules claros inspirarán salas de estar más juveniles y joviales.

Fuente: pixabay.com

Paredes negras combinando un sofá gris. El negro es un color elegante que combina perfectamente con todo. Por ello, el gris que es un color neutro no es una excepción. Sin embargo, debes tener en cuenta que necesitarás contrarrestar la oscuridad de las paredes con un sofá en gris claro y una buena iluminación.

Además, en esta combinación de gris + negro, debes tener en cuenta la frialdad de los colores y equilibrar la combinación para no crear un espacio frío y sin matices. Por ello, potencia los muebles de madera y los textiles en tonos tierra para que su sala de estar no parezca un laboratorio.

Paredes en tonos rojos combinando un sofá gris. El rojo y el gris combinan perfectamente, aunque el rojo no es precisamente un color que genere armonía en las estancias, por lo que deberás tener cuidado a la hora de pintar y elegir la tonalidad de rojo que vayas a utilizar. En este caso, los expertos en decoración recomiendan emplear el rojo solamente en la pared trasera del sofá y combinar el resto de paredes con un color más neutro. De esta forma, no saturarás tanto la estancia.

Además, dentro de la gama de los rojos contamos con un montón de variedades como los terracota, el rojo rústico o el coral, que también combinan perfectamente con el gris del sofá.

Fuente: vtwonen.nl

Paredes en tonos verdes combinando un sofá gris. El color verde, en cualquiera de sus tonalidades claras, será un color que aporte frescura y vitalidad al espacio, algo a tener muy en cuenta a la hora de combinar un sofá gris, tratándose de un color tan plano y apagado.

Estos son algunos de los muchos colores que puedes emplear para pintar las paredes en combinación con tu sofá gris. Sin embargo, el límite está en tu imaginación y lo inspirado que te encuentres a la hora de decorar tu sala de estar.  

Back to Top