Ideas para colocar los cojines en el sofá

La composición que formen tus cojines y sofá en el salón es algo muy importante para que tu sala de estar luzca agradable y con sensación de comodidad. Se trata del toque final quedamos a la decoración de nuestra sala de estar. De nada sirve gastar dinero en cojines de la mejor calidad, fabricados con los mejores textiles y diseños, si luego no sabemos como debemos colocarlos.

En este caso, al contrario que con otros accesorios de decoración, no se trata de colocar los cojines del sofá al buen “tun-tun”. Debemos tener en cuenta una serie de reglas decorativas para colocar de forma apropiada los cojines de nuestro sofá.

En definitiva, se trata de una estrategia en la que debemos tener en cuenta desde las proporciones y tamaños de los cojines, hasta la textura y estampados de las fundas y textiles que tienen nuestros almohadones y cojines.

Cómo colocar los cojines del sofá

La primera regla básica que debemos saber es, que debe reinar la simetría. Debemos establecer un equilibrio visual entre ellos. Para colocarlos, la mejor forma es comenzar por los extremos para acabar en el centro (de fuera hacia dentro), juntándolos en una especie de fila descendente que converge en, como decimos en el centro.

En el caso de que prefieras una decoración minimalista, lo recomendable es que coloques los cojines en un solo extremos, manteniendo esta regla, dejando completamente libre el extremo opuesto. Este truco dará sensación de amplitud.

Como en decoración, todo depende del gusto de cada uno, y que todas estas normas son relativas a la persona que las lleve a cabo y a su gusto. Por eso, en combinaciones de sofás en los que entran en juego el plaid o manta y demás muebles como mesas auxiliares, debemos jugar con ellos para buscar el equilibrio. De lo que se trata es de no amontonar todo en una misma zona.

Un truco para ayudarnos a conseguir esta simetría de la que hablamos, es comprar los cojines por parejas. Esto no hace falta llevarlo al extremos, pero si es aconsejable que tengan características comunes. Por otra parte, el tamaño ideal de los cojines es de 50×50, ya que se adaptan perfectamente a cualquier sofá.

Además para ayudarnos a decidir el número de cojines que debemos poner en nuestro sofá, existe la norma universal del mundo de la decoración sobre los números impares. En la que todo es más perfectos si usamos por ejemplo 3 o 5 cojines, en lugar de 4. Esto sirve para dar un aspecto más relajado y natural a nuestra decoración general y en concreto a la colocación de nuestros cojines en el sofá. Si tenemos en cuenta esta regla no escrita, nuestro sofá lucirá perfecto.

Si no sabes decidirte por el número de cojines que debes poner, el consejo es que te guíes por el número de plazas de tu sofá y que lo aumentes en uno o dos más. Pero siempre que el total sea impar, como decimos. Si tu sofá es de 3 plazas, lo recomendable es que uses al menos 5 cojines.

Si aún no contamos con los cojines para nuestro sofá y queremos comprarlos. Es aconsejable tener en cuenta una serie de aspectos. Principalmente la combinación entre ellos. Elegirlos de forma que podamos crear volumen y contrastes, por ejemplo, con textiles que rompan con el color y tono del sofá.

También debemos jugar con las texturas, además de los colores, y por su puesto con los estampados. Podemos jugar con cojines de pelo, lana o algodón estampado. Todos ellos otorgan personalidad y dinamismo al sofá. Pero es importante que nuestro sofá no quede recargado, por eso lo aconsejable es que uses tanto cojines lisos como algún que otro estampado, y que los colores combinen entre sí en consonancia con las cortinas, la alfombra y resto de decoración de la sala de estar.

¿Y qué pasa si tu sofá es un chaise longue?

Para estos casos la cuestión varía un poco, ya que en este tipo de sofás aplicar la simetría y las proporciones es un poco menos fácil. Para conseguir la sensación de equilibrio y compensación de la que estamos hablando debemos colocar más cojines en el extremo opuesto al del chaise longue. Esta zona ya de por sí cuenta con más peso visual que el resto, por lo que no necesitamos potenciarlo más. Esta zona podemos destinarla a colocar simplemente el plaid o manta.

Pero estas técnicas no sólo sirven para los sofás de interior. Si tenemos una terraza con son sofá para exterior, también debemos contar con uno cojines que lo hagan mucho más confortable. Por lo que estos trucos también válidos para estos casos.

Con todos estos consejos, es hora de que te pongas manos a la obra y recoloques los cojines de tu sofá. ¡Ya no tienes excusas!

Back to Top